Bonjour

Hace unos días anduve como Pedro por su casa por el centro de la ciudad en busca de los famosos regalos de las mas chicas de la casa. Además del calor insoportable, la cantidad de extranjeros ofreciendo un sin numero de cosas me resultó por decir lo menos, abrumador. Por todos lados: lleve esto, lleve esto otro. De a poco fui perdiendo mi identidad y cuando creí caminar por mi país, de pronto ya no sabía ni mi nacionalidad, jejje.

Al fin y al cabo, te van absorbiendo con sus dialectos, comidas, raras costumbres de andar con las tipicas «chalas» pero con calcetas y cuando menos te das cuenta, ya eres uno de ellos. Bonjour. 

Un chiste. 

Saludos, Jean

Time

De pronto es muy difícil comprender la vida misma. Gente que vive en las nubes como los pájaros y gente que vive pensando cómo llegar al futuro,  ni siquiera como enfrentarlo, solo como llegar. Siempre es tarde para comprender. El tiempo avanza demasiado rápido para darte cuenta incluso. Da miedo de pronto estar en un mes y en un par de noches estar en otro. Algo sucede. Hace poco días me re encontré con un alguien de quien no sabía hace fácil unos años. Cómo no mencionar lo extraño que fué, el re contacto a través de redes sociales, el arreglo a medias, un par de «tema superado» y fué. Pero después pensándolo, ese tiempo no fue tan menor, mal que mal cuando hablamos de años, no lo hacemos como si hubiera sido anteayer. Muchas cosas pueden haber pasado y pasaron lo más probable. Pero en fin, que le vamos a hacer, el tiempo pasa y como dice la canción, nos vamos poniendo viejos.