Estar

Cuando quise estar, no quisiste que estuviera.
Cuando quisiste que estuviera, yo ya no quería estar.
Tu forma de tratarme y considerarme me lo dijo todo.
No soy la persona que debe saber siquiera como te encuentras.
Tuve que aceptarlo a la fuerza. No me quería convencer, pero fue necesario para avanzar. Avanzar en mi, avanzar conmigo mismo.
Quedarse atrapado fue un error, sé que no debí intentarlo, menos perseverar en algo que no tenía sentido ni razón de ser.
Me lo dijeron las señales que no quise considerar.
Me lo dijeron las actitudes que soporté y obvié por seguir esperando el cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.