Solo quería saber si estabas bien

Un día, algo sucedía, lo presentía. La falta de comunicación resultó confirmarlo. Ya la impaciencia y preocupación, me estaba pasando la cuenta y tuve que preguntar si sucedía algo. Como era habitual, el mensaje quedó enviado y muchas horas sin respuesta. Sin querer causar inconvenientes, preferí eliminarlo al no saber si estaba todo bien y así mismo no importunar.

Solo quería saber si estabas bien

Lo que recibí de vuelta, fue una muestra más de lo que ya sabía desde hace tiempo. Me refregaste en la cara mi lugar en la cadena de tus factores. Me aclaraste mi posición. Me pusiste en mi lugar, del que nunca debí intentar sobresalir. No era yo la persona que necesitabas en ese momento ni en ningún otro. No quería enterarme con lujo de detalles de lo que sucedía, solo saber si necesitabas mi apoyo, contención, mi oído, mi hombro o cualquier tipo de ayuda.

Solo quería saber si estabas bien.

A cambio, me terminé de convencer; con tus palabras; que no soy ni siquiera digno de saber como estás.

Que me encuentro en el grupo de personas poco confiables, que soy de las personas que te «han fallado en lo muy mínimo» si es que no soy la única. Me refregaste en la cara que no tienes por qué, dar explicaciones por tu forma de actuar, como si alguna vez te las hubiera pedido. Como si toda mi puta vida no se hubiera tratado solo de complacerte, apoyarte, aceptarte, AGUANTARTE Y SOPORTARTE.

Solo quería saber si estabas bien

Y más que saber, recibí un ataque de artillería verbal, incluso tratando de frenar el momento. Intenté, que a priori, detuvieras tu ataque gratuito. Traté de que entendieras que no soy el enemigo y que estaba para tí y por tí. Fue en vano. Ya te habías descargado, con plena conciencia de lo que decías.

Solo quería saber si estabas bien

Ahora, toca comprender tus palabras, asimilarlas y aceptarlas porque así y todo, debo encontrarte la razón. Por ser tú. Principalmente. No necesito darle muchas vueltas a este asunto. Necesito avanzar y que me deje de doler a la brevedad. Porque eso si que no lo puedo negar. El gran dolor que me causó todo lo que me dijiste.

Mucha pena por mi mismo, porque creo que no lo merezco. Nunca lo he merecido y no lo volveré a merecer. Debo lograr romper el lazo. Debo desvincularme. Debo encontrar la valoración que necesito en alguien que de verdad esté dispuesta a ser Cuidada, Valorada, Respetada, Admirada y Amada. Y Claramente, esa persona no eres tú.

Solo quería saber si estabas bien

Desde Aquel Día

Y es que desde aquel día, no he dejado de Pensar y Pensar.
Ordenar y Ordenar.
Intentar e Intentar.
Las personas dicen de a poco. Yo digo, de a mucho. Porque no es menor el Amor que aún siento. Tampoco es menor el Desprecio que me haces sentir cada vez que se abre una ventana de luz en donde tenemos la oportunidad de comunicarnos o compartir un espacio.

Estar

Cuando quise estar, no quisiste que estuviera.
Cuando quisiste que estuviera, yo ya no quería estar.
Tu forma de tratarme y considerarme me lo dijo todo.
No soy la persona que debe saber siquiera como te encuentras.
Tuve que aceptarlo a la fuerza. No me quería convencer, pero fue necesario para avanzar. Avanzar en mi, avanzar conmigo mismo.
Quedarse atrapado fue un error, sé que no debí intentarlo, menos perseverar en algo que no tenía sentido ni razón de ser.
Me lo dijeron las señales que no quise considerar.
Me lo dijeron las actitudes que soporté y obvié por seguir esperando el cambio.

Siento que ya no más

Siento que ya no puedo pasar por uno de esos momentos terribles.

En donde la imaginación, pesa más que la incógnita realidad.

En donde la mente, juega las pasadas que quiere y como quiere.

No me debo permitir tener ese tipo de pensamientos que afectan mi entereza y absorben mi tranquilidad.

Quiero que las cosas sucedan como tengan que suceder.

Que cada trozo de tiempo, en cualquiera de las compañías, sea un cimiento de lo que debo comenzar a vivir de acá en adelante.

Claro que puedo!

Puedo preguntar la mierda que se me ocurra porque no mereces mi respeto, mi cariño ni mi aprecio. Si no puedes con eso, puedes mirar hacia el costado donde están nuestros pendientes, solucionarlos y dejarme seguir mi vida en paz y tranquilidad.

Anónima

Me dejaste de querer

Me dejaste de querer.

No, no fue así.

Me dejaste de Amar.

No, hasta el día de hoy te sigo amando.

Entonces, que fue lo que pasó.

Te dejé ir porque junté todas las señales que el destino me dejó ver y pude comprender que yo no era para tí. Te merecías alguien mejor. Acorde a tu realidad. Que te pudiera acompañar por más tiempo . Que pudiera ayudarte a concretar todos tus proyectos de los que tanto hablamos. Ya eres grande, tienes tus alas formadas. Puedes volar por ti sola. Sé que lo lograrás. Nunca me alejaré tanto de tu lado para cuando necesites mi apoyo, poder brindártelo. Pero, debes darte la oportunidad.

Y si no quiero? si quiero esa oportunidad contigo? Por qué crees que puedes decidir por mí? Te alejas de mi lado cuando más Te Amo. Te lo dije mil veces. Lograste que me enamorara de tí. Yo no lo quise, creo que tú tampoco. Pero me hiciste sentir tan bien, tan plena, tan útil, tan mimada, que no pude evitar comenzar a sentir por tí de manera diferente. Ahora, me vienes a decir que quieres verme volar? Por qué no me dices que ya no me quieres? No sería mas sensato?

Porque no es lo que siento. Desde que te conocí, sentí un amor que hace mucho tiempo no había sentido. Un amor distinto. Pensé que ya había pasado mi tiempo y que nunca más podría encontrar a alguien ni siquiera parecida a ti. No fue así. Apareciste de la noche a la mañana y las cosas se comenzaron a dar. La locura se apoderó de nosotros a mas no poder.

En desarrollo… se reciben aportes

Me tocó tomar la decisión mas difícil de mi vida. Aquella que implicaba dejarte partir definitivamente en busca de tu felicidad.

Aquella decisión que decía, debes alejarte y ayudarla a sacarte de su mente para que pueda avanzar.

Huir? Unos dicen que es de cobardes. Creo que cuando uno ama de esta forma, lo que más vale es el sacrificio por la persona que amas.

Tus palabras fueron muy aclaradoras, y me hicieron comprender que yo no soy la persona con quien necesitas estar. Sé que quizás, debí seguir luchando y no dejar caer mis brazos, pero como todas las cosas, esta también requería tiempo y medidas urgentes y dejar pasar el tiempo, solo conseguiría, seguir lesionándonos más de lo que habíamos hecho.

Muy temprano…

Muy temprano por la mañana, conversaba conmigo mismo y me preguntaba en que momento de mi vida vine a encontrar el amor.

También me preguntaba, no cualquier amor. Porque uno de Amor podría decir muchas cosas, de distintos tipos. Pero cuando lo personalizas y te das cuentas que la persona que te lo provoca; es lo más maravilloso que has conocido, cambia todo y todo cambia.

A veces, trato de hacer una cronología de los acontecimientos para descubrir cómo, desde el día que te escuche por primera vez, mi amor ha ido creciendo. A tu lado me siento nuevo.

Me enamora verte en ocasiones querer tomar el control para luego cederlo porque prefieres dejarte querer. Tengo tantos y tan lindos recuerdos entre mezclados que de a poco me voy acordando de detalles que enriquecen mi memoria al poder unir cada fragmento.

Contigo cada momento es más especial que otro. En este poco tiempo, no han sido pocos los espacios que nos hemos brindado frente a toda la adversidad y no recuerdo que uno haya sido igual a otro, si mejor. Increíble también ha sido lo que hemos logrado y reconocido.

Me acuerdo y me sonrío cuando me dijiste que pensabas que este tipo mayor, te iba a tomar, quizás se iba a divertir y luego te dejaría. Sin embargo, nada es lo que parece y me siento comprometido contigo desde el primer día que consumamos nuestros más internos anhelos y deseos.

Me Enamora verte circular por nuestros espacios como si nos conociéramos de toda la vida.

Me Enamora darme cuenta de que he podido provocar en ti la confianza para que te mires al espejo y te encuentres tan Bella.

Me enamora lo que dicen tus ojos.